Qué ver y hacer en Breda

Llegó el turno de viajar a los Países Bajos, a una localidad ubicada en la confluencia de los ríos Mark y Aa, que en algún punto de su historia fue un importante punto estratégico que perteneció al otrora poderoso Imperio Español, hablamos de la pequeña pero colorida ciudad de Breda. Esta ciudad se ubica en la región de Brabante Septentrional, uno de los municipios que conforman a los Países Bajos. Como curiosidad, debemos destacar que, si viajas a esta ciudad, aunque comúnmente sea conocida en el resto de Europa como una ciudad holandesa, hay que evitar usar el gentilicio “holandés”, ya que Holanda es tan solo una de las regiones del Reino de los Países Bajos. Esto último puede resultar un poco ofensivo para algunos locales, pues solo dos de las 13 provincias que conforman al mencionado país, pertenecen a la Holanda. Habiendo hecho esta aclaratoria, llegó el momento de explorar los sitios turísticos más destacados para ver en Breda.

Qué ver en Breda

Atracciones turísticas y actividades más destacadas en Breda

Aquí hablaremos directamente de los lugares turísticos más destacados que ver si vas de viaje a Breda:

Grote Kerk, la Iglesia Mayor

También conocida como la iglesia de Nuestra Señora, es un hermoso edificio que tardó casi 200 años en construirse y con más de 800 años de historia. La construcción de su ala principal concluyó en el año de 1457. Por otra parte, su torre se terminó en 1509 y su aspecto final, en 1547. La iglesia perteneció al catolicismo hasta el año 1637, cuando el Reino de los Países Bajos se convirtió al cristianismo protestante. El destino de descanso final luego del deceso del famoso rey Guillermo de Orange iba a ser la capilla de esta iglesia, pero como en aquél entonces gran parte del país se encontraba en manos del Imperio Español, sus restos fueron llevados a Delft. Aun así, en la capilla se encuentra el mausoleo con los restos de varios miembros de la casa de Orange-Nassau, familia a la que perteneció Guillermo y los antepasados de la realeza que hoy gobierna a los Países Bajos.

Grote Kerk

El Castillo de Breda

Actualmente, su aspecto es más de una gran mansión que de un castillo, pero no por esto su arquitectura deja de ser impresionante. Esto se debe a que luego de que este castillo fuese una fortaleza con torres y canales de defensa, el edificio fue cambiado por un palacio renacentista en el año de 1536 por Enrique III de Nassau-Breda. Hoy en día, este castillo es sede de la Real Academia Militar y ha sido así desde principios del siglo XIX. Al funcionar como una institución militar, el castillo no está abierto al público, excepto el primero de junio de cada año, que es considerado el día de los castillos en Breda y estos abren sus puertas a los visitantes.

Castillo de Breda Kasteel van Breda

La Puerta de los Españoles

Durante nueve años la ciudad de Breda estuvo en manos españolas. Este corto periodo de tiempo en términos históricos fue suficiente para construir lo que mas tarde sería conocido como la Puerta de los Españoles. También conocida como Spanjaardsgat, es una fortificación que protegía el puerto de la ciudad y fue construida durante el reinado de Felipe II de España, un célebre monarca de este país. Hoy en día es un importante punto turístico y de referencia en la ciudad, y un vivo testimonio del paso del que alguna vez fue el imperio más poderoso del planeta.

Spanjaardsgat puerta de los españoles

Breda Oude Stadhuis

El ayuntamiento de Breda en español. Si hay algo que caracteriza tanto a Bélgica como a los Países Bajos, es en lo esmerados que son a la hora de construir los ayuntamientos de sus ciudades. El ayuntamiento de Breda no es la excepción. Es un edificio de piedra cuya fachada se culminó en el siglo XVIII, y está adornado por 2 esculturas de leones en las barandillas de sus escaleras, además de la Dama de la Justicia en la entrada del edificio, velando simbólicamente porque todo siga en orden en la ciudad.

Breda Oude Stadhuis

Otras actividades para hacer en Breda

De igual manera también hacemos mención de algunas de las actividades complementarias que también son recomendadas en un viaje a Breda:

Visitar el Parque Valkenberg

Una de las zonas verdes más importantes de Breda. Es un lugar para escapar del ajetreo de la ciudad y disfrutar de la paz y el aire fresco que solo la naturaleza nos puede brindar. De igual manera, es muy fácil acceder a este parque pues se encuentra muy cerca de otros de los 2 atractivos principales de la ciudad, la Iglesia de Nuestra Señora y el Castillo de Breda.

Parque Valkenberg

Visitar los jardines de William Merkx y los parques

Una gran cantidad de los más hermosos y llamativos jardines disponibles en los Países Bajos se encuentran en Breda. El más famoso es el Jardín de William Merkx, encarecidamente recomendable de visitar.

Haagsedijk Breda

Visitar los museos

Para los amantes del arte, la ciudad cuenta con una gran variedad de museos. En total 9 museos se encuentran repartidos en esta pequeña localidad, donde destacan el Breda’s Begijnhof Museum, De Kerkschat – Grote Kerk, el Stedelijk Museum Breda o el Bierreclame Museum con un hermoso bar, entre otras opciones.

Museo Stedelijk Breda

Navegar por los canales de Breda

Una actividad muy común en los Países Bajos, pues muchas de sus ciudades cuentan con hermosos canales navegables. Las tarifas de las barcas pueden variar, pero vale la pena moverse por los canales en cualquiera de ellas. Disfrutarás de un viaje largo lleno de relajación donde verás los monumentos a lo lejos, vistas agradables de paisajes y animales como patos y vacas por doquier. Una experiencia que hay que vivirla al menos una vez en la vida en un viaje a los Países Bajos.

Canales de Breda

Aparte de todo lo mencionado, no hay que olvidar de que Breda es conocida como la ciudad mejor valorada por los turistas en el sur de los Países Bajos por la gran variedad de sitios turísticos que ofrece. No solo cuenta con los monumentos y parques mencionados, sino que la ciudad está llena de museos, espacios verdes, lagos, jardines y sitios para ir de compras y esparcirse como tiendas, restaurantes, mercadillos y cafeterías. Sin duda una ciudad que parece sacada de una postal y un excelente destino si se va de paseo por los Países Bajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *